CERYA | José Benitez #2505, Obispado, Monterrey, Nuevo León.

Broncoscopia

Es un examen para visualizar las vías aéreas y diagnosticar enfermedad pulmonar. Este examen se puede utilizar igualmente durante el tratamiento de algunas afecciones pulmonares.

¿Cómo se realiza el examen?

Un broncoscopio es un dispositivo utilizado para observar el interior de los pulmones y las vías respiratorias. Puede ser flexible o rígido. Casi siempre se emplea el broncoscopio flexible. Es un tubo de menos de media pulgada (1 cm) de diámetro y alrededor de dos pies (61 cm) de largo. En raras ocasiones, se utiliza un broncoscopio rígido.

El broncoscopio se pasa a través de la boca o la nariz, la tráquea y luego a los pulmones. Pasarlo por la nariz es una buena forma de examinar las vías respiratorias altas. Pasarlo a través de la boca le permite al médico utilizar un broncoscopio más grande. Si se utiliza un broncoscopio flexible, usted probablemente estará despierto, pero sedado. Durante el procedimiento:

• Usted probablemente reciba medicamentos a través de una vena (vía intravenosa) para ayudarlo a relajarse o puede estar dormido con anestesia general, especialmente si se usa un broncoscopio rígido.
• Se rocía un anestésico en la boca y la garganta. Si la broncoscopia se hace a través de la nariz, se coloca una jalea anestésica en una fosa.
• Se introduce el broncoscopio suavemente. Probablemente le cause tos al principio, la cual se detendrá a medida que la anestesia comience a hacer efecto.
• El médico puede introducir una solución salina a través de la sonda. Esto lava los pulmones y le permite al médico recoger muestras de células pulmonares, líquidos y otros materiales dentro de los alvéolos. Esta parte del procedimiento se denomina lavado.
• Algunas veces, es posible introducir agujas, pinzas o cepillos diminutos a través del broncoscopio y usarlos para obtener muestras muy pequeñas de tejido (biopsias) de los pulmones.
• El médico también puede colocar un stent en la vía aérea u observar los pulmones conultrasonido durante el procedimiento.
• Algunas veces, el ultrasonido se emplea para observar ganglios linfáticos y tejidos alrededor de las vías respiratorias.

Preparación para el examen

Siga las instrucciones sobre cómo prepararse para el examen. Probablemente le solicitarán:

• No comer ni beber nada durante 6 a 12 horas antes del examen.
• No tomar ibuprofeno, ácido acetilsalicílico (aspirin) ni otros fármacos anticoagulantes antes del procedimiento. Pregúntele al médico que realizará la brocoscopia cuándo debe suspender estos fármacos.
• Hacer los arreglos pertinentes de transporte para llegar y salir del hospital.
• Hacer los arreglos necesarios con relación al trabajo, el cuidado de los niños y otras obligaciones, ya que probablemente necesitará descansar al día siguiente.

Generalmente, el examen se hace como un procedimiento ambulatorio y usted regresará a casa el mismo día. Es posible que algunos pacientes deban permanecer en el hospital de un día para otro.

Lo que se siente durante el examen

La anestesia local se utiliza para relajar e insensibilizar los músculos de la garganta. Hasta que la anestesia comience a actuar, usted puede sentir que el líquido baja por detrás de la garganta. Esto le puede provocar tos o arcadas.

Una vez que el medicamento hace efecto, usted puede sentir presión o tirón leve a medida que la sonda se desplaza a través de la tráquea. Aunque usted puede sentirse como si no pudiera respirar cuando la sonda está en la garganta, no hay riesgo de que esto suceda. Los medicamentos administrados para relajarlo le ayudarán con estos síntomas y usted probablemente olvidará la mayor parte del procedimiento.

Cuando el efecto de la anestesia haya pasado, su garganta podrá sentirse áspera durante algunos días. Después del examen, su capacidad para toser (reflejo de la tos) retornará en 1 o 2 horas y hasta entonces no se le permitirá comer ni beber.

Razones por las que se realiza el examen

Usted puede someterse a una broncoscopia para ayudarle al médico a diagnosticar problemas pulmonares. El médico podrá inspeccionar las vías respiratorias o tomar una muestra para biopsia.

Las razones frecuentes para llevar a cabo una broncoscopia de diagnóstico son:

• Tumor pulmonar, cáncer pulmonar, ganglio linfático, atelectasia u otros cambios observados en una radiografía u otro examen imagenológico.
• Enfermedad pulmonar intersticial sospechosa.
• Expectoración con sangre (hemoptisis).
• Posible objeto extraño en la vía respiratoria.
• Tos que ha durado más de tres meses sin ninguna otra explicación.
• Infecciones en pulmones y bronquios que no se pueden diagnosticar de otra manera o que necesitan un cierto tipo de diagnóstico.
• Gas tóxico o químico inhalado.
• Para diagnosticar un rechazo a un pulmón después de un trasplante de dicho órgano.

Usted también puede someterse a una broncoscopia para tratar un problema de las vías respiratorias o del pulmón, como:

• Retirar líquido o tapones mucosos de las vías respiratorias.
• Extraer un objeto extraño de las vías respiratorias.
• Ensanchar (dilatar) una vía respiratoria que esté bloqueada o estrecha.
• Drenar un absceso.
• Tratar un cáncer usando muchas técnicas diferentes.
• Lavar una vía respiratoria (lavado terapéutico).

¿Dónde puedo realizarme una Broncoscopia en Monterrey?

En la ciudad de Monterrey puedes realizarte este estudio en CERYA | Centro De Enfermedades Respiratorias y Alergias, en donde contamos con un equipo de médicos especializados y certificados.

Contamos con la tecnología más moderna para la realización de los estudios. Nuestra clínica se encuentra en la zona médica del Obispado.

Visitanos en CERYA | Centro De Enfermedades Respiratorias y Alergias José Benitez #2505, Obispado, Monterrey, Nuevo Léon., México. C.P. 64060 No dudes en contactarnos. Haz tu cita a los telefonos (81) 8333-0093 y (81) 8333-0094, estamos para servirte.